El gran mito de la red

Publicado: 18 diciembre, 2011 en Internet en sus vidas

Me gustaría compartir lo que voy aprendiendo sobre ese gran enemigo que es Internet para todos nosotros padres y madres de adolescentes. Ese enemigo que les tiene ausentes de nuestras vidas cada segundo que están en casa, ese que nos causa problemas y discusiones continuas, eso que se ha convertido en lo único para nuestros hijos.

Lo primero que he aprendido es que no es tan enemigo como todos pensamos sólo es diferente y desconocido y por eso nos da miedo.Vemos al ordenador como un ente lleno de peligros que nos roba a nuestros hijos y que puede conducirlos por muy malos caminos pero realmente es nuestro desconocimiento lo que nos hace verlo así. Les vemos sentados delante del ordenador pero no sabemos realmente lo que hacen, quizás deberíamos saberlo antes de tomar decisiones.

La mayoría de padres usa Internet para bajar películas o música o ver alguna página que puntualmente nos interese, y eso en el mejor de los casos, pero ellos se mueven como pez en el agua, tienen capacidad para ver la infinidad de posibilidades que les ofrece en todos los sentidos, escuchan música, ven vídeos, participan en redes sociales que no son más que enormes pandillas conectadas, juegan en red, colaboran entre ellos, comparten hobbies, escriben, leen e infinidad de actividades más, están activos.

Nosotros tuvimos que aprender a usar un ordenador inmersos ya en el mundo laboral pero ellos nacieron en la era de la comunicación y las tecnologías, las maneja con una agilidad envidiable. Para nuestros adolescentes el movil que les dejábamos para jugar era tan habitual como el muñeco de peluche, les regalábamos juguetes interactivos y ordenadores para que aprendieran idiomas o jugaran, premiábamos sus notas con la versión de consola que estuviera de moda en el mercado, les compramos móviles para tenerlos localizados en todo momento y ahora queremos que no lo usen, es imposible.

Tienen la educación que nosotros les hemos dado y una mentalidad tan diferente a la nuestra que nos separa cada vez más y creo que es momento de aprender porque el futuro camina en la dirección en la que ellos están y no en la que nos hemos quedado nosotros.

No quiero decir con esto que todo sea maravilloso y que no existan adictos o peligros porque estaría negando la evidencia pero éstos también están en la calle y desde nuestra modesta situación, cuando quieren escucharnos, debemos educarlos para evitar situaciones de peligro en todos los ámbitos e Internet es uno de ellos. Prohibir no vale de nada, educarles con y en responsabilidad es lo único que podemos hacer.

Anuncios

Desde que el mundo es mundo y el ser humano está en él, estoy convencida de que han existido personas acomplejadas, bien fuera porque cazaban menos que otro de la tribu. El caso es que el ser humano lleva implícito el complejo por culquier causa.

Dicho esto, hay algo que es aún más delicado, y ahora vamos a hablar de los complejos y todo cuanto puede llevar tras de sí, en la adolescencia de hoy en día y en la acuciante necesidad de sentirse aceptado por los demás. Nuestros jóvenes son verdaderas máquinas de acumular complejos, ora por que tengo los dientes muy grandes, ora porque mis pechos no han crecido cuanto cabría esperar a estas alturas de la película. En cualquier caso, es indudable que ese cúmulo de sucesos generan un alto nivel de ansiedad en los adolescentes, llegando tal nivel de ansiedad a ser responsable de suicidios entre ellos y ellas. Y es precisamente ahí adonde quería llegar, porque sin duda dicha situación debe ser tratada desde la perspectiva correcta, en caso contrario, podemos malinterpretar signos que podrían llevarnos a situaciones verdaderamente delicadas y de difícil solución a toro pasado.

Antes de comenzar a desgranar la problemática a la que nos enfrentamos los padres, conviene tratar el asunto desde todas las perspectivas, a fin de intentar arrojar luz en todas aquellas personas que siguen considerando el consumo de estupefacientes como algo que no necesariamente tiene por qué llevar consigo una devacle en el núcleo familiar.  Para comenzar, vamos a tratar el asunto desde la persperctiva puramente médica y paso a paso iremos haciendo incursiones en los múltiples aspectos y facetas que esta lacra nos muestra;

La drogadicción como enfermedad

Consiste en la dependencia de sustancias que afectan el sistema nervioso central, así como a las funciones cerebrales, produciendo de hecho alteraciones en el comportamiento del consumidor de drogas. La percepción de las cosas que les rodean, el juicio y las emociones de los jóvenes consumidores se ven alteradas de manera y forma significartiva.

Los efectos que producen las drogas son diferentes, dependiendo del tipo de droga y la cantidad o frecuencia con la que ésta se consuma. Pueden producir alucinaciones, intensificar o entorpecer los sentidos, provocar sensaciones de euforia o desesperación. Algunas drogas pueden incluso llevar a la locura o la muerte.

La dependencia producida por las drogas puede ser de dos tipos:

Dependencia física

El organismo se vuelve necesitado de las drogas, tal es así que cuando se interrumpe el consumo sobrevienen fuertes trastornos fisiológicos, lo que se conoce como síndrome de abstinencia.

Dependencia psíquica

Es el estado de euforia que sienten los adolescentes cuando consumen drogas, y que les lleva de manera compulsiva a buscar de nuevo la forma de consumir de esa misma u otras sustancias estupefacientes para evitar el malestar que les produce la abstinencia, y con el consumo obtener el supuesto placer que les “engancha”. El individuo siente una imperiosa necesidad de consumir droga una y otra vez, y experimenta un desplome emocional cuando no la consigue, que puede llevarle a cometer imprudencias, cuando no temeridades para hacerse con la referida sustancia.

Datos genéricos de interés

Algunas drogas producen tolerancia física, lo que impulsa al adicto a consumir mayor cantidad de droga cada vez, puesto que el organismo se adapta al consumo y necesita una mayor cantidad de sustancia para conseguir el mismo efecto.

La dependencia, psíquica o física, producida por las drogas puede llegar a ser muy fuerte, esclavizando la voluntad y desplazando otras necesidades básicas, como comer o dormir. La necesidad de droga es más fuerte. El adolescente pierde todo concepto de moralidad y hace cosas que, de no estar bajo el influjo de la droga, no haría, como mentir, robar, prostituirse e incluso matar. La droga se convierte en el centro de la vida del drogadicto, llegando a afectarla en todos los aspectos: en el trabajo, en las relaciones familiares e interpersonales, en los estudios, etc.

Bienvenidos a mi Blog!

Publicado: 13 noviembre, 2011 en Bienvenida

Bienvenidos a mi Blog a todos los que habéis querido acceder a él, espero que al menos consiga atraer lo suficiente vuestra atención como para que le dediquéis unos minutos y comentéis vuestro parecer sobre todos los asuntos que vamos a ir viendo a través de sus categorías y entradas.

Permitirme que os invite a razonar vuestros comentarios, con la intención de que podamos  aprender cuanto podamos los unos de los otros, ya que desde mi punto de vista, cualquier blog debe ser una experiencia compartida, y no un monólogo asonante que termina por repeler tanto al que lo edita como al que lo “sufre”. De este mismo instante, os hago partícipes en él. Invitándoos a que acudáis a él cuantas veces consideréis oportunas con el ánimo de establecer una relación participativa, que espero nos aporte a todos los conocimientos conocimientos y ayudas necesarias ante la dificil labor de entender a ese grupo de “incomprendidos” que (no lo olvidemos), hemos sido todos y cada uno de nosotros, y que ahora les toca sufrir a ellos.

Aún recuerdo mi adolescencia, con las mil y una caras que mostraba ante los demás, y otras tantas que ni siquiera me molestaba en dar a conocer a nadie, porque de antemano sabía que jamás me comprenderían. Todos los complejos físicos que arrastré durante ese período, amén de las necesidades de ser aceptada por el grupo, o al menos no ser rechazada por él…., estamos posiblemente ante la etapa más delicada de cuantas nos hace atravesar la vida, porque nuestro cuerpo y nuestra mente transitan por lugares dispares. Mientras que nuestro cuerpo se abre camino hacia el mundo de los adultos, mostrándonos de manera fehaciente que existen “cosillas” que están cambiando, resulta que nuestra mente mantiene un absoluto y complejo conflicto que nos genera un nivel de tensión, angustia y desesperación, que nos lleva a presentarnos ante nuestros familiares como revolucionarios, y ante los amigos como las más de lo más, sin entender que ambas posturas son extremos opuestos de una misma cuerda….. nuestra propio desconcierto.

Espero que a través de las opiniones y comentarios contenidos en este blog que ahora también es el vuestro, podamos ayudar a nuestros adolescentes, en la medida de lo posible.

Raquel